Y si los usuarios estan cansandos de que les cuentes como va la película? y si lo usuarios pudieran vivir la experiencia?

Últimamente se ha oído mucho el termino Storytelling, es más, he visto como los portales de empleo, las redes sociales y los tablones de anuncios se llenaban de ofertas de empleo destinadas a los copys de toda la vida pero con un toque moderno llamados Storytellers, o cuentacuentos. Si, cuentacuentos, hasta en castellano ya suena un poco feo, cuando mezclas la palabra cuento con un sector profesional (o mi cabeza es un poco mal pensada)

Ya desde tiempos muy remotos, desde que establecimos la escritura como sistema de comunicación entre humanos y los escritores y poetas creaban mundo y situaciones imaginarias se requirió también de la entrada en escena de actores, directores, fotógrafos, etc.. todo el personal necesario para contar esas historias y como base principal y objetivo único de hacer partícipe al usuario de la historia o situación que se les esta contando.

La publicidad básicamente trata de, consciente o inconscientemente alterar o dejar un recuerdo o una idea (como decía Leonardo en Origen) en la memoria de una persona, eso que al final es nuestro disco duro.

Actualmente la lucha encarnizada de marcas por conseguir ese impacto que perdure en la memoria del usuario para que inconscientemente en el momento de la compra haga a este su opción mas valorada.

Ya no es suficiente crear simplemente un cartel humorístico o un comercial sincero. La gente tiene más poder que nunca. Exigen experiencias que realmente importan, por lo que ‘StoryLiving’ se está volviendo tan importante. Es una de las mejores formas de conectarse con aquellos que prefieren gastar su dinero en marcas que representan más que sus resultados finales.

Muy a menudo, una historia de marca es solo una historia de fondo, viviendo pasivamente en unos valores. El mensaje debe ser auténtico, único y significativo. Pero al ver la historia de la marca como algo para vivir en lugar de contarla, ofrecer un marco con el cual comenzar a construir una “narrativa viva” que se desarrolla a través de las interacciones del consumidor en cada punto de contacto.

Y con los puntos de contacto en constante evolución a medida que se introducen nuevas tecnologías y dispositivos, las marcas pueden ofrecer una inmersión completa al usuario y un compromiso de marca sin precedentes. Con una apreciación más profunda de lo que brindan los gustos de la realidad virtual y aumentada, las marcas pueden finalmente ir más allá de la narración tradicional al mundo de la vida de la historia, mediante el cual las personas pueden experimentar y crear sus propias historias vivientes en mundos virtuales.

El crecimiento de videos de 360 ​​grados en Facebook y YouTube  también destacó la demanda de participación de los consumidores online. Además de los eventos en vivo, esto está listo para ver grandes desarrollos este año y sobre todo el año que viene. La tendencia de streaming no se ha visto reforzada por la función de transmisión en vivo de Facebook. Sin embargo, para sumergir completamente a los consumidores, combinar el streaming con tecnologías de 360 ​​grados es una manera segura de lograr el éxito. Al permitir que los consumidores participen en un evento en vivo cuando lo deseen, tanto en el entorno físico como en el digital, las marcas tienen la capacidad de crear una experiencia a pedido altamente personalizada.

Para otras marcas que viven su historia con éxito, no solo las experiencias son gratificantes. Solo mire a los ganadores del año pasado en El Sol o Cannes. Casi todos los elogios fueron a ideas que de ninguna manera podrían describirse como anuncios. Desde Harvey Nichols a Vans, McWhopper a Netflix, trataron sobre todo el compromiso del consumidor, el movimiento social, los actos de empoderamiento o piezas dramáticas. En pocas palabras, todos tenían una actividad experiencial en su núcleo y alentaron a los consumidores a contribuir a la narrativa de su marca.

En general, la industria experiencial está floreciendo, con tendencias clave de los últimos años que evolucionan y se centran mucho más. Con la evolución del contenido y los puntos de contacto con el consumidor, las marcas pueden extender una campaña experiencial mucho más allá del final de un evento. Ahora forman la base de campañas completas en lugar de actuar como un esfuerzo de marketing independiente, con activaciones memorables que se prolongan mucho después de que una experiencia llega a su fin.

Entonces, es hora de que las marcas comiencen a vivir.

El escenario está listo. Solo necesitan dar a su audiencia un papel que desempeñar.